Make your own free website on Tripod.com
yo muero

Gélida gelatina terrenal
de la densa y quimérica realidad.
Substancia de trazos rudos que te escurres
desde las murallas de la ley
en hilos desiguales.

Por ti zozobro por los derrumbaderos
del pensamiento Luz.
Por ti me disparo a las ideas
de la noche mental
y así salvarme de tus falsos infiernos.


Con vidrios de catedrales estoy herido.
Herido de esperanzas de ideales.

El filo de la verdad
abrió el curso de las acciones
otorgando la culpa al subordinado.

Cúmplase la pena
en la carcel del cuerpo,
vistiendo el alma con ropas gastadas.
Ropas viejas de nacer y morir todos sus días.

Tuve hambre y sed de ser escuchado,
y cansado de rogarle al sordo vacío,
con un golpe le rezé a los vidrios.


En mi propia dimensión
solo con mis ideas
el placer se descuelga
precipitandose a la paz del vacío
como epílogo nocturno.

Aquí soy grano de arena sin playa
lo gota fuera del océano,
estrella sin cielo, hoja sin arbol
en el callejón cerrado,
en la noche seca
con la vista sorda,
con el alma sola,
la nariz mas larga,
los pies mas secos,
con palabras inútiles,
con los ojos húmedos
por la medida del tiempo
y el espacio agotado
de aire podrido por el sudor de las horas
en la celda del tiempo.

Con la tristeza de mis dedos
rasgo la cuerda del pasado
que con música lejana sacude el silencio
acumulado en mis entrañas.

 


Limpio de vigencia el eco residual
de las campanas del pasado.
Doblo en la esquina de redonda memoria
para alcanzar viejas escenas
que en la distancia renacen
con el lamento de haber perdido la niñez,
sus tesoros.


Vi correr un estrella
que perseguía a la noche.
Escalé sus minutos hasta que la noche
se dejó atrapar.

Vi una sonrisa sostener
la caida de una lágrima que huía.
Unos parpados extendidos
desplazando a una vida.

Vi la noche preñada con el germen del día.
Escuché el silencio de su voz.
Sentí el vacío agotando el espacio.
Pero nunca aprendí a comenzar un final.

[oxo] [corazón] [aquello] [agua] [yo vivo] [yo muero]

pmerced@hotmail.com

Derechos Reservados © Pedro Merced , Dorado , Puerto Rico 2000